Portadas

Las dos caras de la moneda
LA CUCARACHA, LA CUCARACHA….

El año pasado las autoridades que ene se momento estaban al frente de la 17 CINE en Sonoyta, anunciaron que en coordinación con la PGR y todas las instancias que tienen que ver con el aseguramiento e incineración de drogas y estupefacientes, que estaban construyendo un horno especial para quemar los enervantes, toda vez que las quejas de los vecinos y ciudadanos en general no se han hecho esperar, pues cada que hay “QUEMA” el humo emanado de las grandes hogueras verdes se despliega por un gran sector del pueblo.

Ha habido casos en que este humo, el cual desde luego está cargado de toxinas y residuos de droga, ha impactado en planteles educativos, provocando malestar en los niños y en la población en general, también los animales se han visto afectados, sobre todo perros y caballos, los cuales cambian su comportamiento y hasta se ponen violentos cuando inhalan dicho humo.

Vecinos de las colonias La Copa, La Presa, La Burocrata y la Altar son de los más afectados, las mujeres afirman que les apesta la ropa en los tendederos, que el humo se mete a las casas y que el olor dura días y hasta semanas en disiparse. Recientemente hubo una quema de droga, otra vez en el mismo lugar, ahí a un costado de la Guarnición Militar, cuando encendieron la droga el viento provocó que el humo se dirigiera hacia un grupo de estudiantes que había sido invitado a presenciar dicha quema, así como a las demás personalidades presentes en el evento, todos de pronto se vieron envueltos en esta nube negra y poco o nada pudieron hacer para escapar de ella. Las consecuencias no fueron graves, al aprecer, solo el olor desagradable y una que otra broma de los que en vez de cerrar la boca y taparse la nariz hicieron todo lo contrario.

Sin embargo esto demuestra una vez más la necesidad del TAN ANUNCIADO HORNO para quemar la droga, que con bombo y platillo se dio a conocer y que sigue siendo una falacia, promesa incumplida al más puro estilo político.

Que en el Ayuntamiento ya no sienten lo duro si no lo tupido con el problema de las demandas en contra del gobierno, las cuales se multiplican como búlgaros en leche. No hay semana que no sean notificados por alguna instancia de gobierno o por un particular y las broncas siguen y siguen y los expedientes ya no caben en los archiveros, situación que se está volviendo desesperante para los actuales gobernantes que comanda el Ingeniero Ramírez Vásquez.